Consejos para pintar una casa VII

Una vez que se ha terminado de pintar, el trabajo continúa. En primer lugar deberemos dejar bien limpias todas las herramientas que hayamos empleado y las guardaremos de modo que cuando las volvamos a necesitar las tengamos disponibles.

Además será necesario retirar los protectores (plásticos y cintas de carrocero) y limpiar bien. Para ello será preciso que primero se haya secado bien la pintura. Si no fuese así podríamos provocar que las impurezas terminaran adhiriéndose a la pintura de las paredes.

Ventilaremos bien el ambiente y normalmente se requerirá que pasen un mínimo de 3 días antes de ocuparlo. Posteriormente los muebles y objetos de decoración podrán volver a ser colocados y distribuidos en la renovada habitación.

Un último aspecto no menos importante que el resto es el deber de proteger al medio ambiente. Todas las pinturas, en mayor o menor medida, pueden convertirse en un importante factor de contaminación del agua y del aire. La primera medida es comprar la cantidad de pintura que se calcula que se necesitará para el trabajo y no comprar una cantidad excesiva. Si a pesar de ello ha sobrado pintura se deberán seguir los siguientes consejos:

  • Conservar la pintura restante para realizar retoques en el futuro. Un truco para que la pintura no se seque es colocar una capa de plástico film en la boca de la lata y posteriormente cerrarla bien con la tapa.
  • Si se ha empleado pintura al aceite se deberá sellar la lata y llevarla a un centro de recolección de residuos peligrosos.
  • Si por el contrario, se trata de latas con restos de pintura seca, se podrán desechar en los contenedores de basura doméstica.
  • Sobretodo se deberá tener en cuenta que los restos de pintura no se deben eliminar por desagües ni en ningún drenaje fluvial.

Consejos para pintar una casa VI

Después de leer todos los consejos incluidos anteriormente ha llegado la hora de comenzar a pintar. Para ello necesitaremos tener en cuenta algún aspecto concreto a mayores.

En primer lugar será necesario considerar si el trabajo de la pintura es el único que se está llevando a cabo en el hogar, o por el contrario se están realizando más trabajos de obra allí. Si la situación es la última expuesta, deberemos dejar esta actividad para el final de la obra, puesto que sino nos arriesgaremos a que el polvillo de la obra termine adhiriéndose a la pintura.

Posteriormente sería recomendable aplicar una base de sellador. Esto conseguirá que la pintura se absorba y se adhiera mejor a la pared. De este modo se ahorrará en tiempo de secado y en pintura. El sellador utilizado dependerá del tipo de pintura empleada.

Como indicamos en el artículo anterior, la pintura ha de ser preparada antes de usarse. Habrá que removerla bien con movimientos circulares y un palo de madera bien limpio. Si el bote de pintura había sido abierto con anterioridad, será necesario eliminar la película que se habrá formado en la superficie, si fuera el caso, por completo.

En algunas ocasiones será necesario diluir la pintura. Normalmente se empleará agua para diluir pintura plástica y esmalte acrílico y aguarrás para los esmaltes. Ante todo habrá que seguir las instrucciones especificadas en el envase.

Después de que todo esté preparado, el orden a seguir para pintar es el siguiente: techo, paredes de una en una, puertas, ventanas y zócalos.

Siempre será necesario respetar los tiempos de secado recomendados por el fabricante entre cada capa de pintura y no se deberán aplicar cargas excesivas de pintura.

Es recomendable que las habitaciones estén bien ventiladas durante y posteriormente al pintado.

Consejos para pintar una casa V

Antes de comenzar a pintar una habitación es necesario prepararlo todo bien. De este modo conseguiremos hacer más llevadero el trabajo de limpieza posterior a la pintura y evitaremos que los muebles y demás objetos se estropeen, obteniendo los mejores resultados posibles en nuestro trabajo final.

En primer lugar es recomendable dejar la habitación que se vaya a pintar completamente vacía si fuera posible. Los muebles se podrían trasladar a otra habitación y los objetos pequeños se podrían guardar en cajas. Si nos resulta imposible sacar los muebles, los colocaremos en el centro de la habitación y nos encargaremos de que queden bien cubiertos con un plástico protector impidiendo que el polvillo y las salpicaduras de pintura puedan acceder a él.

Del mismo modo cubriremos bien el suelo con un plástico protector y emplearemos cinta de carrocero para proteger los apliques adheridos a la pared como los enchufes o los interruptores, los marcos de puertas y ventanas y todo aquello que no podamos quitar de la pared.

La pintura también ha de ser preparada antes de comenzar a pintar. Para ello prestaremos especial atención si vamos a trabajar con una pintura que ha sido abierta previamente eliminando cualquier capa endurecida y cualquier coágulo. También nos preocuparemos de que el borde esté bien limpio para que no caigan impurezas. Algunas pinturas requerirán añadir algo de agua o disolvente y siempre será necesario removerla con un palo de madera.

Del mismo modo hay que observar y preparar bien las brochas. Se pasará la mano con firmeza por las celdas y estirando para que se suelten las sobrantes. Después se sumergirá la brocha en agua durante doce horas y se secará bien antes de comenzar a trabajar con ella.

Consejos para pintar una casa IV

Después de considerar los consejos tratados en los artículos anteriores, es recomendable elaborar una lista previa de los materiales y herramientas que se necesitarán de modo que se facilite el trabajo posterior. En el caso de que no se disponga de una lista realizada con anterioridad, el trabajo se podría ver retrasado al faltarnos algo en el momento más inoportuno. Un ejemplo de lista podría ser el siguiente aunque no todo ello tiene por qué ser imprescindible y del mismo modo en alguna ocasión se puede necesitar algo que aquí no aparezca:

– Para la protección de la persona que realiza el trabajo:

  • Unos guantes para resguardar las manos.
  • Unas gafas protectoras o anteojos para cuidar la vista.
  • Algunas máscaras para evitar que las partículas finas entren en los pulmones.

– Para la protección del suelo, de los muebles, etc…:

  • Cinta de carrocero y papel para cuidar los cristales y los objetos que no se puedan eliminar de la pared (como enchufes, interruptores…).
  • Plástico para proteger el suelo y los muebles que no se puedan sacar de la habitación.

– Herramientas y utensilios:

  • Un cepillo de alambre o espátula para eliminar restos de pintura vieja.
  • Papel de lija de diferentes granos.
  • Brochas y pinceles de distintos grosores para los remates, las esquinas y los pequeños detalles.
  • Rodillo para las superficies amplias.
  • Mango extensible.
  • Cubeta para la pintura.
  • Escalera.
  • Paños para limpiar.

– Materiales:

  • La pintura que hayamos elegido, incluidos todos los colores seleccionados.
  • Masilla flexible o yeso para rellenar pequeños defectos de las paredes o del techo.
  • Diluyente si la pintura es al aceite y agua para el resto de pinturas.
  • Sellador.

Consejos para pintar una casa III

Continuamos con los consejos para pintar el interior de una casa. En artículos anteriores hablamos sobre cómo elegir el mejor momento a la hora de pintar y la pintura y el color más apropiados. En esta ocasión hablaremos de cómo calcular la cantidad de pintura necesaria y cómo determinar el tipo de herramientas de pintura más  adecuadas.

  • Cantidad de pintura necesaria: Para calcular la superficie a pintar se mide la base y la altura de cada una de las paredes y se multiplican ambos números. Al final se suman las superficies de cada pared para saber cual es la superficie total de la habitación. Una vez que ya se tiene ese dato, se puede observar el rendimiento sugerido por el fabricante de la pintura elegida y el último paso es calcular la cantidad de pintura que se necesitará dividiendo el total de la superficie entre el rendimiento promedio que se sugiere en el envase.
  • Tipo de herramientas de pintura apropiadas: En primer lugar hay que decidir si se va a usar pincel o rodillo. El primero se utiliza para bordes, aberturas y detalles y en cambio los rodillos se emplean en áreas grandes. A la hora de elegir un pincel habrá que considerar el tipo de pintura que se vaya a utilizar (el vendedor será quien mejor sepa aconsejarnos). Con respecto a los rodillos, pueden ser de pelo pequeño, sintético o natural (para pinturas al látex y acrílicas), de goma espuma (para barnices y esmaltes) y de goma espuma rígida o de goma (para dar efecto a la textura).